Cómo mejorar tu estado de ánimo de manera fácil
/
/
Cómo mejorar tu estado de ánimo de manera fácil

Cómo mejorar tu estado de ánimo de manera fácil

El enfado es una emoción natural, aunque en ocasiones no es deseado o resulta disparatado, y que todos experimentamos en alguna ocasión.

Los profesionales describen el enfado como una emoción primaria y natural que ha evolucionado como una forma de sobrevivir y protegerse de lo cual se estima una mala acción.

El enfado leve podría ser provocada por la fatiga, el estrés o la irritación, por cierto, es más posible que nos sintamos irritados si nuestras propias necesidades humanas primordiales (comida, refugio, sexo, sueño, etcétera.) no se satisfacen o se ponen en riesgo de alguna forma.

Tenemos la posibilidad de enfadarnos una vez que reaccionamos frente a la frustración, la crítica o una amenaza y esto no es precisamente una actitud mala o inapropiada.

Además tenemos la posibilidad de sentirnos irritados por las creencias, opiniones y actividades de otras personas y, por consiguiente, el enfado puede influir nuestra capacidad para estar comunicados de forma positiva, lo cual nos hace más susceptibles a mencionar o hacer cosas irracionales.

Ser irritables puede provocar que los individuos que nos rodean se sientan amenazados, resentidos o enfadados y, nuevamente, todos estos sentimientos plantean barreras para una comunicación positiva.

El enfado no es solo un estado de ánimo, sino, que puede desencadenar cambios físicos, como un aumento del ritmo cardíaco, la presión arterial y los niveles de hormonas como la adrenalina que nos prepara físicamente para “luchar o huir”. Gracias a dichos efectos físicos, de hecho el enfado muy duradero en el tiempo podría ser dañino para nuestra salud física.

Algunos motivos por los que tu estado de ánimo es negativo pueden ser:

  • Tristeza, pérdida de un familiar, amigo u otro ser importante en tu vida.
  • Cansancio físico.
  • Apetito.
  • Injusticia: ejemplificando, infidelidad, ser acosado, humillado o avergonzado.
  • La frustración sexual.
  • Los inconvenientes de dinero y el estrés asociado a la deuda.
  • Varias maneras de estrés, plazos poco realistas y cosas más allá de nuestro control inmediato, como estar atrapado en el tráfico.
  • Un sentimiento de fracaso o decepción.
  • Enfadarse como consecuencia de consumir drogas o alcohol, o al retirarse de dichas sustancias.
  • Sensación de ser tratado de forma inapropiada.
  • Estar físico o psicológicamente enfermo, sentir dolor o vivir con una patología grave.

13 Formas sencillas de mejorar tu estado de ánimo

El enfado es una emoción básica y como tal no podemos eliminarla ni hacerla desaparecer, pero lo que sí podemos hacer es que dure poco en el tiempo y, con trabajo, la reemplacemos pronto por otras emociones más satisfactorias.

  1. Reconoce las señales de alerta. Si puedes reconocer una vez que estás comenzando a sentirte enfadado, estarás en un buen punto para empezar a trabajar. Varias señales de prevención son:
  • El corazón palpitante
  • Apretar los dientes -Transpiración
  • Opresión en el pecho
  • Ansiedad
  • Empiezas a subir el tono
  • Pierdes temporalmente tu sentido del humor
  • Ser bastante crítico con alguien

2. Averigua por qué estás enfadada. Hay muchas causas por las que podrías estar enfadada. No obstante, si no estás segura de por qué te sientes de esta forma, trata de detectar qué ha sido lo cual te hizo estallar. Algunas otras causas por las que podrías sentirte enfadado podrían ser:

  • Estás bajo mucha presión
  • Estás experimentando cambios corporales u hormonales que ocasionan cambios de humor
  • Estás frustrada con tu estilo de vida. Si trabajas primero en reconocer y después lidiar con tu enfado, no tendrás un impacto tan nocivo en tus interrelaciones, cuerpo humano, mente y emociones.
VISITA  CRISTALES DE CAPRICORNIO: LAS MEJORES PIEDRAS DEL ZODIACO PARA EL SIGNO SOLAR DE CAPRICORNIO

3. Escríbelo. Algunas veces, redactar cosas puede ayudarte a encontrar por qué te sientes enfadado. Supone qué necesitas para solucionar aquel enfado y enfócate en aquello o pregúntate qué realizaría alguien tranquilo a quien conozcas en dicha misma situación.

4. Reflexiona. ¿Realmente es tan fundamental esto que ha sucedido? ¿Merece la pena ponerme así? ¿Quiero hacerle mal al individuo que tengo delante? ¿Quiero continuar con este enfado y realizarlo más grande? Sospecha que tú no puedes modificar la conducta de la otra persona y que al que peor le va a sentar dicha emoción es a ti.

5. Realiza una pequeña pausa , es casi imposible lidiar con el caso de una forma provechosa o eficaz. Si sientes que estás perdiendo la tranquilidad, sencillamente quédate en silencio. Aquí te puede funcionar el “piensa 2 veces lo cual vas a decir”, el “cuenta hasta diez” o, mejor aún, guardar silencio a lo largo de por lo menos un minuto. Manejarás mejor el caso Una vez que todos, integrado tú, os sintáis más tranquilos.

6. Juega a descolocarte. Si comúnmente una vez que te sientes enfadado reaccionas gritando, moviendo los brazos o frunciendo el ceño, engaña a tu cerebro realizando todo lo opuesto. Baja el tono de voz, habla más despacio, relaja el cuerpo, quédate inmóvil y sonríe.

7. Haz ejercicio. El ejercicio es una forma impresionante de desahogarse. Camina, sal a correr o desempeña cualquier deporte de elevado rendimiento.

8. Habla con alguien. Dialogar con alguien de confianza sobre cómo te sientes puede hacer que te quiten un peso de encima, así como de tu mente.

9. Tómate tu tiempo para relajarte. Si sabes qué te ayuda a relajarte, lo encontrarás en realidad eficaz una vez que te sientas enfadada.

10. Respira profundamente, a partir de tu diafragma. Imagina que tu respiración asciende a partir de la “barriga” y el oxígeno inunda todo tu cuerpo.

11. Utiliza algún mantra. Por ejemplo puedes repetir muy lento un vocablo o oración tranquilizadora como “relájate” o “tómalo con calma”. Repítela a medida que respiras profundamente.

12. Recurre a la imaginación. Visualiza una vivencia relajante bien de su memoria o imaginación.

13. Ejecuta ejercicios lentos como el yoga, que tienen la posibilidad de relajar tus músculos y hacer que te calmes. Rememora que enfadarse no va a resolver nada, que no te va a hacer sentir mejor y que, realmente, puede hacerte sentir peor.

¿Se te ocurren algunas más? Te leemos en comentarios.

Compatir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Escribir

Carrito

No hay productos en el carrito.

×